El pasado de 2 de julio, el Pleno de la Sala Primera del Tribunal dictó una sentencia ratificando una resolución de la Audiencia Provincial de Baleares en la que permitían la exoneración de parte de los créditos tributarios del concursado siempre que se cumplan los requisitos del artículo 178 bis de la Ley Concursal.

Esto supone un gran avance para la recuperación económica de las personas (físicas). El Alto Tribunal en su labor de máximo intérprete de las leyes ha analizado la finalidad de la Ley de Segunda oportunidad, así como las normas y recomendaciones europeas, para concluir que no se puede entender esa posibilidad de que el deudor resurja y se vuelva a incorporar al tráfico económico si no hay condonaciones dentro de los créditos públicos.

Sigue manteniendo los requisitos para poder acceder a esta exoneración. Pero limita la buena fe que la Ley exige, al cumplimiento de los requisitos que suceden a esa exigencia. Además, considera el cambio de opción entre la exoneración inmediata y la planteada a cinco años vista es perfectamente comprensible, pues hasta que el deudor no sabe cuál es la mejor opción hasta que el proceso concursal no ha avanzado lo suficiente.

Y, por último, entiende el Pleno que no se puede dejar al arbitrio de Hacienda y de la Seguridad Social la decisión exclusiva sobre sus créditos como acreedores omnipotente. Por lo que deja en manos del Juez, una vez oídas todas las partes, la decisión de cuándo y en qué medida se abonaran los créditos públicos más comunes.

En conclusión, siempre que se cumplan los requisitos y garantías establecidos, los concursados van a poder librarse de la gran mayoría de deudas contra estas dos entidades públicas. Deudas, por desgracia, muy habituales que en muchos casos estaban impidiendo esa segunda oportunidad a la que supuestamente tenían derecho.


Compartir Post
About the author